0

BIENVENIDOS/AS A CUENTASUEÑOS

Bienvenidos/as a mi blog!

Este es un blog dedicado a la Educación, y más concretamente a mi especialidad: Educación Infantil.

En él se tratan diversos temas, desde publicaciones de la educación actual hasta recursos, materiales y actividades para usar en el aula de Educación Infantil.

Espero que os sirva de gran ayuda a todos/as los que me visitéis.

3

LIBRO-OBJETO DE KATSUMI KOMAGATA

Descubrir libros es mágico pero descubrir libros que explican historias más allá de las palabras e ilustraciones es caer fascinado en su juego. Los libros – objetos de Katsumi Komagata son toda una experiencia visual y sensorial para que grandes y pequeños vean estimulada su creatividad e imaginación. Son juegos visuales y sensoriales para dejarse llevar, provocando en los niños una fascinación mágica que le incita a experimentar: tocar, girar, mover, construir, jugar… Son los llamados libro-objeto: una buena apuesta para introducir a los más pequeños en la literatura.

Aquí os dejo un vídeo donde podéis ver a este gran maestro de la ilustración:

1

Juguetes…una elección segura

Todos los juguetes no son seguros, ni todos adecuados para la misma edad. Así es que hay que tener en cuenta numerosos factores a la hora de adquirir un juguete para nuestros niños/as. En el tríptico que muestro al final de la entrada os doy información sobre qué debemos tener en cuenta a la hora de dar un juguete a un niño/a.

Uno de estos aspectos, es partir del desarrollo psicoevolutivo general de los niños/as que formuló Piaget, conocido como el Sistema ESAR.

Tipos de juego según el sistema ESAR  
Juegos de ejercicio.El sistema ESAR define los juegos de ejercicio como aquellos que consisten básicamente en repetir una y otra vez una acción por el placer de los resultados inmediatos. Repetir acciones como morder, lanzar, chupar, golpear, manipular, balbucear, etc.; podrían ser consideradas juegos de ejercicio y se suelen realizar tanto con juguetes como sin ellos. Los juegos de ejercicio son fundamentales porque contribuyen al desarrollo de los sentidos, y favorecen la coordinación de distintos tipos de movimientos y desplazamientos. Contribuyen también a la consecución de la relación causa-efecto, a la realización de los primeros razonamientos, a la mejora de ciertas habilidades y al desarrollo del equilibrio. Suelen fomentar la autosuperación pues con ellos, cuanto más se practica, mejores resultados se obtienen.

Juego simbolico.

El sistema ESAR define el juego simbólico como aquel que implica la representación de un objeto por otro. Es el tipo de juego en el que el niño/a atribuye toda clase de significaciones, más o menos evidentes, a los objetos; simula acontecimientos imaginarios e interpreta escenas verosímiles por medio de roles y de personajes ficticios o reales. Es el juego de imitación a los adultos, de hacer como si fueran papás, mamás, médicos, maestros, peluqueros, camioneros… y todos aquellos juegos que de una u otra forma reproduzcan el mundo de los adultos, ya sea de situaciones cotidianas o de personajes de ficción. Los juegos simbólicos son fundamentales para comprender y asimilar el entorno que nos rodea. Con ellos, se aprenden y se ponen en práctica conocimientos sobre lo que está bien y lo que está mal y sobre los roles establecidos en la sociedad adulta. El desarrollo del lenguaje va muy asociado a este tipo de juegos pues los niños/as verbalizan continuamente mientras los realizan, tanto si están solos como si están acompañados. Favorecen también la imaginación y la creatividad.

Juego de ensamblaje.

El sistema ESAR define el juego de ensamblaje como piezas para encajar ensamblar, superponer, apilar, juntar, etc. Este juego se desarrolla cuando un niño/a se fija una meta -la de construir- y con un conjunto de movimientos, de manipulaciones o acciones suficientemente coordinadas, lo consigue. Los juegos de ensamblaje contribuyen fundamentalmente a aumentar y afianzar la coordinación ojo-mano, la diferenciación de formas y colores, el razonamiento, la organización espacial, la atención, la reflexión, la memoria lógica, la concentración, la paciencia y la capacidad de interpretar unas instrucciones. Suelen favorecer también la autoestima y la autosuperación.

Juego de reglas.

El sistema ESAR define los juegos de reglas como aquellos en los que existen una serie de instrucciones o normas que los jugadores deben conocer y respetar para conseguir el objetivo previsto. Los juegos de reglas son fundamentales como elementos socializadores ya que enseñan a los niños/as a ganar y perder, a respetar turnos y normas, y a considerar las opiniones o acciones de los compañeros de juego. Además son fundamentales también en el aprendizaje de distintos tipos de conocimientos y habilidades. Favorecen el desarrollo del lenguaje, la memoria, el razonamiento, la atención y la reflexión.

A continuación os muestro el tríptico informativo:

triptico PDF

0

LA IMPORTANCIA DE LA PSICOMOTRICIDAD

La psicomotricidad no es solo algo que debe incluirse en el currículo de la Educación Infantil, sino que posiblemente sea el medio más acertado para promover el desarrollo, la evolución y la preparación para los aprendizajes de los niños y las niñas. Las ejercitaciones para el desarrollo de la motricidad a estas edades incluyen, las actividades de tono, control postural, control respiratorio, organización espacio temporal, lateralidad y coordinación dinámica.

Para este desarrollo es vital trabajar mediante el juego ya que desarrolla el intelecto y la socialización además de las facultades psíquicas y físicas que permiten conocerse cada uno a sí mismo. Además conectan al niño con la sociedad ya que ésta se refleja al igual que la cultura en los juegos. Al mismo tiempo, el niño disfruta jugando. Y como es el medio natural de expresión infantil sirve además como forma de expresar sentimientos, problemas, deseos y aliviar tensiones emocionales. El juego es la forma en la que el niño se divierte y aprende a la vez, experimenta sensaciones y es en lo que quiere invertir la mayor parte de su tiempo, por lo que es una herramienta básica para tratar con él. Además se conseguirá que el niño/a vea la actividad como algo divertido y en un futuro cuando piense en deporte lo relacionará también con placer y diversión, minimizando la probabilidad de sedentarismo en la adolescencia.

1

CRÍTICA A LAS CAMPAÑAS SOLIDARIAS DE JUGUTES EN NAVIDAD

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE”

¡¡Ya es Navidad!! Llegó el momento de ser solidarios y sacar la fibra sensible que todos llevamos dentro. Porque es en esta época del año cuando nos han impuesto que hay que hacer ver nuestra cara más humana. Y entre otras muchas cosas, aparecen en los medios de comunicación las famosas campañas solidarias para conseguir juguetes para los niños/as más desfavorecidos. Estas campañas se aprovechan en parte de esta sensibilidad que deja ver todo el mundo en esta época. Y si nos metemos a analizarlas un poco a fondo, podemos decir que “no es oro todo lo que reluce”. La Navidad se ha convertido en la fecha más consumista de todo el año. Hay que hacer regalos sí o sí. No cabe discusión alguna, y por supuesto no podemos olvidar a los más pequeños de la casa. Nuestra sociedad tiende a convertir la diversión y los momentos de ocio en actos de consumo impuestos por las grandes economías y las grandes multinacionales, y sobre todo en esta fecha, aunque pensemos que esto es lo mejor porque lo hemos normalizado en nuestra sociedad consumista, no tiene por qué ser así. De hecho, nadie tiene la razón suprema. Unos niños/as lo tienen “todo” y otros no tienen “nada”. El “todo” y el “nada” son relativos como otras tantas muchas cosas. Aquí entran en juego las campañas de juguetes en Navidad. Está claro que cualquier gesto solidario es bienvenido en la sociedad, pero hay que tener cuidado con la manera de llevar a cabo la solidaridad entre otras cosas por inculcar hábitos consumistas en los más pequeños y en crearles la necesidad de tener juguetes muy elaborados. Cuantos más mejor, sin llegar a valorar lo que realmente tienen ni sacarles todo el partido. Con estas campañas muestran a los más pequeños la necesidad de adquirir juguetes para poder jugar, cuando sabemos que un objeto como un palo, se puede convertir en un juguete, un caballito, por ejemplo. Todo depende de la imaginación y la creatividad, y de eso los niños/as van sobrados, sean de un país o de otro. Cuando le ofrecemos al niño/a un juguete nuevo como algo muy esperado por el niño/a, estamos haciendo en cierto modo que el niño pueda sentirse mal por el hecho de saber que otros niños pueden tener el juguete que quieran y ellos tendrán el juguete del que ya se han cansado de usar los otros, el que les ha tocado. El juego es algo innato que va unido al propio ser del niño/a. Dejemos que lo desarrollen de manera natural. Se trata, pues, de que cada persona haga una reflexión y valore lo que es realmente importante más allá del materialismo, ya que un juguete comprado no tiene por qué ser mejor ni tener más valor educativo que, por ejemplo, un juguete de elaboración propia con material de desecho. Quizá deberíamos de empezar por concienciar a través de una buena educación del consumidor para no crear futuros consumistas compulsivos, ni hacer creer a los niños/as de los países llamados subdesarrollados que para ser felices tienen que tener un juguete nuevo.

Debido a la situación actual, y me refiero a nivel mundial, hay otras necesidades que cubrir antes que regalar un juguete, como son necesidades básicas de alimentación e higiene, y si vamos más allá, la educación. Muchos niños/as no tienen qué comer, o no pueden ir a la escuela, y con un juguete, estas necesidades no van a quedar cubiertas. Solucionemos primero el tema del hambre y la educación en los niños/as para que puedan seguir desarrollando la imaginación y la ilusión que todos/as llevan dentro, a diferencia de la alimentación, la higiene o la educación.

Por otra parte, da que pensar si las empresas que participan de uno u otro modo en estas campañas lo hacen realmente por solidaridad o si por el contrario esperan algún tipo de provecho. Me refiero a conseguir algún tipo de beneficio fiscal y a la publicidad que se dan con estas actuaciones. ¿Es esto solidaridad? Yo lo llamaría hipocresía. Además, está más que comprobado, que la “solidaridad” se acaba de puertas para adentro, ya que en la mayoría de los casos estas empresas tienen a sus trabajadores en malas o muy malas condiciones laborales. Así es que la buena imagen que quieren dar de cara al público acaba por los suelos con este asunto. Si realmente quisieran ser solidarios donarían parte de sus beneficios a luchar contra la pobreza y no irían con doble moral.

El mensaje que se intenta dar muchas campañas, es de lucha a favor de la infancia, pero si tenemos en cuenta que muchos de los juguetes que donamos para otros niños/as menos favorecidos son fabricados en países en vías de desarrollo, en muchas ocasiones niños/as en condiciones esclavistas, no se está favoreciendo en nada el desarrollo de los derechos del niño/a. O ¿acaso hay niños que son más que otros niños? Parece ser que unos niños/as tienen derecho a jugar mientras otros se quedan esperando su derecho a ser niños/as.

Ya lo dice un proverbio chino “No me des pescado, enséñame a pescar”. Si enseñamos a los niños/as, a los docentes y familias a construir sus propios juguetes, no crearemos esa necesidad de consumir, ni la falsa premisa de que un juguete comprado es mejor, ni siquiera tiene por qué ser más bonito. Simplemente estaremos avivando la llama de la ilusión que tiene cada niño/a. Porque no hay nada mejor que ver a un niño sonreír. Dejemos que sean felices a su manera y no impongamos nuestra manera de ver la vida como si fuera la mejor.

Aquí os dejo algunas ideas para construir juguetes con materiales de desecho: